Mente Escorpión

mente

Mente Escorpión es una banda oriunda de Claypole y San Francisco Solano formada en el año 1998. En sus comienzos estaba integrada por Alejandro Carrazana (voces y guitarras), Fredi (voces y percusión), Tatú (guitarra), Palo (bajo) y Oscar (batería). El nombre de la banda es en homenaje a Palo Pandolfo y se encuentra inspirado en el tema “Tanta Trampa” de Los Visitantes:“el escorpión criollo cae con su propio veneno” dice el estribillo de la canción incluida en Salud Universal (1993). Tocaron en varios pubs de la zona sur, la rivera de Quilmes y San Francisco Solano. Alejandro, miembro fundacional de la banda, recuerda un festival en la Escuela Técnica de Solano donde compartieron escenario con Cachas and the Cachos, otra histórica banda de la zona sur que aún sigue en camino. Entre otras presentaciones destacan la de la biblioteca de Solano junto a Trujamán y en donde era el viejo cine -hoy convertido en bailanta- ubicado sobre la avenida 844, a unas cuadras de la estación. En el año 2000 deciden disolverse tras la muerte de Palo, miembro fundacional de Mente Escorpión, compañero y amigo de todos los chicos de la banda. Posteriormente se volvieron a juntar para tocar aproximadamente un año más, en esta oportunidad con City en bajo y Walter en batería. En este primer período, que fue de 1998 al 2000, por diferentes circunstancias no llegaron a grabar ningún material discográfico.

Después de unos años, a fines de la primera década del 2000, surge la idea de grabar aquellos históricos temas de Mente Escorpión. Es así que Alejandro Carrazana junto a Martín Fischer de Vientos Locales y Babas del Diablo, le dan forma al primer y único registro de la banda titulado Pequeña Ave Fénix Entre Tanto Armagedón Creer para Ver (2010). El trabajo cuenta con ocho temas y fue grabado en “un total estado de no-sobriedad”, según se puede leer en el librito que acompaña al CD. El arte de tapa de todos los ejemplares fue realizado íntegramente a mano por Alejandro. En la grabación participaron diferentes músicos que van desde DJ Alex de Alika & Nueva Alianza en los scrath, pasando por Shalon y Cecilia -hijas del propio Carrazana- en los coros y miembros que venían de la primera época como Fredi y Tatú. La presentación oficial se realizó el 21 de noviembre de 2010 en Banana Bar de San Francisco Solano, siendo ese el último show de Mente Escorpión.

Desde aquí una breve reseña a modo de homenaje de lo que fue la historia de Mente de Escorpión. Algunos de sus ex integrantes siguen con otras bandas y proyectos musicales, mientras que Alejandro Carrazana sigue componiendo canciones pero solo, sin banda… su actividad con la música “pasa hoy en día por juntarme a guitarrear con amigos“.

Claudio Couffignal

Mente Escorpión- Canción de Amor al Eterno Jah

 

Anuncios

Celebración por el 40 aniversario de La Expreso.

SUBIR

La celebración por el cuarenta aniversario de la primera edición de Expreso Imaginario tuvo su última jornada ayer domingo 14 de agosto en el CCK. Durante los cuatro días en los que se desarrolló el ciclo se llevaron adelante charlas, conciertos, escuchas colectivas de vinilos y set de DJs en los que participaron los miembros fundadores de la revista así como músicos, periodistas y escritores de todas las generaciones vinculados al universo de la legendaria publicación contracultural Argentina.

En el auditorio del sexto piso del edificio ubicado en Sarmiento 151 (CABA) -donde funcionaba el ex Correo Central-, cerca de las cuatro de la tarde comenzó el Encuentro IV, cuya temática central fue la autogestión gráfica de ayer y hoy. En sala se juntaron alrededor de unas cuarenta personas. Como panelistas invitados estuvieron el autor del clásico libro de rock nacional Como vino la mano (1977) y actual conductor de Rock que me hiciste bien Miguel Grimberg, también estuvo Patricia Pietrafesa del fanzine Rebelión y actual bajista de Kumbia Queers y Bruno Larocca editor de Mavirock. El moderador de la charla fue Leandro Donozo de Gourmet Musical. Cada uno habló de sus inicios, de su relación con Expreso Imaginario, de la importancia del correo de lectores en un período nefasto de la historia Argentina, de la autogestión y de lo que significa llevar adelante una revista “subte”. También se puso en cuestión el rol actual de las revistas independientes y cómo funcionan en la “era digital”, donde los procesos de producción, información y comunicación son completamente diferentes. En referencia a este último tema, Miguel Grimberg anticipó que su próxima revista saldrá impresa en papel porque prefiere “dar cierta información en mano”, ya que “es hora de cortarles las gambas a Facebook y dejar de darle información al enemigo, que la tiene bien monitoreada”.

Alrededor de las 17:30 en el Living Expreso, Richard Coleman (foto) dio comienzo a Mundo Vinilo. Durante poco más de una hora el ex Fricción musicalizó la sala con discos de la época de la Expreso. En su set sonaron The Police, Jeff Beck, Frank Zappa, King Crimson, Van Der Graaf Generator y The Incredible String Band -que hizo cantar y bailar a Alfredo Rosso-, entre otros. Unas setenta personas se concentraron en el Living Expreso para escuchar colectivamente discos de vinilos; una escucha en común interactuando e intercambiando ideas, gustos musicales y demás… ¡Qué buen ritual!.

En el final el set de DJ estuvo a cargo de Frankie Langdon de Los Heladeros del Tiempo, quien con una gran cantidad de CDs al costado de las bandejas Pioneer, una gran precisión para realizar los “enganches”y una excelente selección musical que incluía Joni Mitchell, Carole King, Jethro Tull y Led Zeppelin entre otros, puso cierre a la celebración por los 40 años de la Expreso Imaginario.

Antes de ir a tomar el 159 para volver al sur del conurbano charlamos con Valentín Pauls, curador y jefe de contenidos del evento, quién nos dijo que“el balance en general es buenísimo, en cuanto a contenido estuvo bueno… hubo mucha data variada”, también se refirió al cruce generacional haciendo énfasis en que “se armó algo de la época y no tanto, pasaron música personas que estaban al pico de su carrera en la época de la revista pero también gente que comenzaba ahí…”. Nos comentó acerca de las charlas y como también estuvo presente esa idea de no quedarse solamente en el pasado, en lo nostálgico: “hubo charlas de ecología que fue un tema puntual en el Expreso Imaginario, estuvo la presentación del libro Estación Imposible, charlas sobre los inicios de la revista y hubo una charla fundamental sobre la autogestión gráfica, sobre qué significa hoy en día”. Sintetizando la propuesta, el conductor de La Hora de la Siesta -programa que se emite los domingos a las 16 por Nacional Rock- nos decía que fue “un homenaje pero que trató, con todo respeto, de no quedarse en el viejazo“.

Texto: Claudio Couffignal.

Colaboraciones: Horacio Couffignal.

Foto: Claudio Couffignal.

¿Es esto? 15 años de la edición de Is This It.

this-is-it-the-strokes

¿Es esto?
15 años de la edición de Is this it

¿Es esto? ¿Esto es el nuevo milenio? ¿Una banda de rock de dos guitarras-bajo-batería? ¿Con reminiscencia de los ’70? ¿Es esto?
Eso pareció anunciar la edición de Is this it, la primera y flamante entrega de The Strokes, banda que, quienes detentaban el monopolio de la nominación oficial, apostrofaron como ‘los salvadores del rock’, los redentores de un género que ya se declaraba muerto hacia los últimos noventas. Banda que entre sus impactados estaban ThomYorke y Noel Gallagher.

El aluvión de grupos que sobrevino tras la edición de Is this it se catalogó bajo la etiqueta de Retro Rock. Y efectivamente lo era, un rock retrómano, reminiscente. Tal punto que lo primero que se oye en Is this it es el sonido de una cassettera rebobinando, algo así como un viaje al pasado. Sin embargo, la apuesta sonora significó una simultaneidad de temporalidades, así lo declaró Casablancas: ‘una banda del pasado que hiciera un viaje al futuro para hacer su disco’.
Y es aquí en donde debemos mencionar al sexto stroke, Gordon Raphael, productor del álbum. Su relevancia es tal que aparece su fotografía en el interior del diseño, luciendo como un miembro más.
Raphael -por ese entonces afincado en Nueva York montando su propio estudio- contactó a The Strokes en un show que éstos dieron en el Luna Lounge, en Ludlow Street. Luego de ese encuentro grabaron el EP The Modern Age, la antesala del larga duración, editado en enero de 2001.

La innovación de Is this it es el tratamiento ‘electrónico’ que Raphael hace del formato instrumental ‘tradicional’ de lo que genéricamente se conoce como ‘rock’. La batería de Moretti cambia de figuras rítmicas y de cuerpos sin mediar corte alguno, sin acentuaciones de crash, con una dinámica de caja de ritmos.
Las entradas y movimientos del bajo de Fraiture poseen una precisión milimétrica, utilizando el silencio como recurso fundamental, y en ocasiones disfrutando de la ausencia de graves durante varios compases.
La dupla Hammond/Valensi demuestra una sinergia de guitarras que no se registraba desde el Marquee moon de Television -banda con la que se efectuó una comparación hasta el hartazgo- o los Stones de la era Taylor.
Además de su excelente combinación, las guitarras se caracterizan por su sonido sólido y definido, en contraposición a las evanescentes experiencias de la década anterior, como la sonoridad shoegazing de los dos primeros álbumes de Oasis, o el vanguardismo de Radiohead en Ok Computer, que luego fue extremado en Kid A.
Todo esto decorado con la cavernosa voz de Casablancas, que parece salir de una radio a transistores.

Is this it se grabó en el Transportarreum, el estudio-sótano de Raphael, con la banda tocando en directo, sin demasiados artilugios de estudio -salvo en las voces-, en tiempos de auge de la música de edición.
Se publicó el 31 de julio de 2001 en Australia, y se planeó lo mismo para el mercado británico para el 27 de agosto, y el mercado norteamericano para el 25 de septiembre. No obstante, la publicación en este lado del Atlántico padeció el cambio de la portada -una sugestiva foto de Colin Lane sustituida por un dibujo que grafica la colisión de átomos- y la modificación de la lista de canciones luego del ataque del 11 de septiembre -la sustitución de New York City Cops por When it started-.

Is this it  parece expresar la perplejidad con la que recibimos el siglo XXI, el siglo en el que la historia re-comenzó, el siglo de las simultaneidades aporéticas -como lo público/privado que nos traen las redes sociales, o lo viejo/nuevo que nos trae el propio álbum-, el siglo en el que el futuro llegó y… ¿es esto?

Elma Nija

Concierto de Música Pop 40 aniversario

Concierto de Música Pop 40 Aniversario

Hace cuarenta años, un 7 de agosto de 1976, se emitía el primer programa de “Concierto de Música Pop” a través de Radio Universidad de La Plata, conducido por Roberto Eduardo Parreño. El programa, que en un principio salía al aire los días sábados por la mañana, abarcaba la gran variedad de estilos que se encuentran dentro de la música rock.  Los discos que se pasaban durante el transcurso del programa eran de una selección que incluía aquellos catalogados como “inconseguibles”.

Contaba con muy buena información, en una época en la que era difícil acceder a ella. Pese a lo desfavorable y desalentador del contexto, el público fomentaba con su entusiasmo la contínua búsqueda de material acorde a dichas exigencias. El contexto político del país volvía dificultosa la comunicación fluida entre las fuentes disponibles. En los años del comienzo del programa el ámbito del rock se tornó el centro de grandes censuras y otros muchos desbordes.

El programa cubría y superaba las expectativas de los oyentes, que utilizaban las cartas como medio por el cual contactarse con el programa. De ese modo la dirección de correo postal era el enlace entre ambas partes.  Se formaba, así, un vínculo profundo. Se reconocía el deseo de información y se hacían grandes esfuerzos por brindarla. Durante el tiempo en el cual se trasmitía el programa, el aire de la radio lograba una conexión única.

A mediados de los 80’ se produjo un cambio en el programa, y  “Concierto de Música Pop”  pasó a ocupar el horario nocturno, transmitiéndose a partir de las 21 Hs. El espíritu del estilo de música rock, en todas sus variantes, es desafiante. Investigar, informar, transmitir, y respetar el vínculo formado con el público, pese a las posibles dificultades, fueron sin duda parte del espíritu de un programa que se mantuvo en el aire hasta la primera mitad de la década del ’90.

Esta grabación pertenece a uno de esos fieles oyentes. Grabada originalmente en una cinta de cassette, ha sido digitalizada para este pequeño homenaje que desde aquí queremos hacerle a uno de los mejores programas de rock en la historia de la radiofonía Argentina. Puede considerarse como el mejor programa en su estilo por muchos motivos, lo esencial queda expuesto claramente en las palabras del periodista, escritor y conductor de “Secuencia Inicial” y “Detectives Salvajes” Oscar Jalil en una entrevista realizada por Esteban Rodríguez para la revista “Trampas de la Comunicación y la Cultura”:

En la radio de la Universidad hubo tres programas míticos, uno era “Concierto de música pop” que lo hacía Roberto Parreño, el clásico de D´Argenio y Pujol, “Influencias”, y “Ondas” que lo hacía Sergio “Mufercho” Martínez, y a veces con la participación del Indio Solari. Pero el de Parreño, que arrancó en el 75 ó 76 y duró hasta el 82, fue muy escuchado y no solamente en La Plata sino en el conurbano. Estaba armado como un programa de música clásica, muy formal, que tenía como cortina un tema de Focus y donde podías escuchar a Jaco Pastorius hasta un tema de Jeff Beck, Chick Corea, Stevie Wonder o King Crimson… todo lo que te podías imaginar. Vos tenías 14 años pero estabas escuchando toda aquella fusión, no se subestimaba al oyente, se lo desafiaba todo el tiempo. Y lo mismo con los otros programas. Siempre estaban elevando sus apuestas. De allí que Daniel Grinbank cuando hizo una encuesta sobre los programas más escuchados, porque estaba testeando el gusto del público para organizar futuros conciertos internacionales, se encontró con que “Concierto de música pop” era uno de los principales. Había mucha información de primera mano, era un programa muy producido, o sea, una rareza. Y me parece que la educación musical de muchos de mi generación, de los que hacemos radio ahora, se lo debemos a ese programa.

Sentimos realmente la necesidad de compartir nuestra inquietud acerca de la importancia que le otorgamos a la transmisión de este contenido. Así como están siendo creados archivos digitales históricos de radio, televisión y revistas, es relevante  que sean digitalizadas y compartidas a través de la web las cintas de “Concierto de Música Pop”.

Enlace al audio:

Concierto de Música Pop 40 Aniversario

Colaboraciones:

Cintas e información: Horacio Couffignal.

Texto: Valeria Albarracín y Claudio Couffignal.

Digitalización: Ricardo Colombotto.

Fuente:

Rodríguez, E. (2007, 7 de mayo). Una gran coctelera de fantasía para los queridos sordos. Trampas de la Comunicación y la Cultura. Recuperado de http://sedici.unlp.edu.ar/bitstream/handle/10915/36696/Documento_completo.pdf?sequence=1